banniere

Reportajes



Tráfico ilegal y rehabilitación de la fauna salvaje

Ecovoluntarios de Arcas, una segunda oportunidad para las víctimas del tráfico de especies

singe atele
Mono araña de Geoffroy, Ateles geoffroyi

Después de las armas y de la droga, el comercio de especies salvajes ocupa el tercer puesto en el tráfico ilegal mundial. ARCAS, ONG guatemalteca reconocida internacionalmente, lucha desde hace más de 20 años contra esta lacra que amenaza numerosas especies protegidas en América Central. Cada año, su centro de socorro en la región de Petén acoge cerca de 300 animales, entre ellos numerosos loros y monos, confiscados en aduanas o devueltos por particulares. Gracias a la ayuda de voluntarios procedentes de todo el mundo, estos animales son curados, alimentados y algunos integrados en un programa de rehabilitación con la esperanza de ser reintroducidos en su medio natural. Su director Fernando Martínez Galicia, nos abre las puertas del centro y se explaya en explicar los objetivos de su organización. Una idea de vacaciones útiles.



Guatemala, región de Petén.

Dejamos nuestros equipajes en la Isla de las Flores, una pequeña ciudad encantadora de 25000 almas, construida sobre las aguas del lago Petén Itzá. Como muchos aventureros, sucumbimos al encanto de las coloridas callejuelas, numerosos restaurantes y hoteles baratos y puestas de sol que, cada tarde, iluminan las orillas del lago. Si Flores es conocida por los viajeros de paso a Guatemala, es que es una base estratégica para descubrir la región de Petén y un punto de partida ideal para rendirse a los célebres vestigios de la ciudad maya de Tikal. Sin embargo, si nuestra estancia se prolonga aquí, no es por subir las pirámides sino para participar en un programa de ecovoluntariado y conocer los problemas del programa de conservación de la biodiversidad en esta región.


Tikal
Reserva de la Biosfera Maya / Ciudad de Tikal, Guatemala.

El tercio norte de la región de Petén está cubierta por la mayor superficie de bosque tropical de Guatemala. La Reserva de la Biosfera Maya protege, al menos sobre el papel, unos 21000 km². El Petén es una zona de gran importancia en términos de biodiversidad y una pieza central para la continuidad del corredor biológico formado por América Central. Sin embargo cada día, la deforestación, el desarrollo de actividades agrícolas poco razonables, la caza y el tráfico de especies salvajes amenazan la supervivencia de este patrimonio biológico : monos araña, guacamayos y jaguares están, entre otros, en la primera fila de este desastre.

Jaguar
Jaguar, Panthera onca

A diez minutos de Flores, un centro de socorro para esta fauna en peligro es un frente de resistencia. Pertenece a la organización no gubernamental Arcas, volcada desde 1989 en misiones de protección de la biodiversidad en el sentido amplio del término: educación medioambiental, gestión de áreas protegidas, ecoturismo y desarrollo comunitario son los temas sobre los cuales actúa.

Si la ONG fue fundada por un puñado de guatemaltecos preocupados por dar una segunda oportunidad a los animales procedentes del tráfico ilegal, a Fernando Martínez, actual director del centro de socorro de Petén, le gusta recordar que Arcas no puede funcionar sin la ayuda de numerosos voluntarios. Como nosotros, cada año, son cerca de 400 voluntarios venidos de todo el mundo a dedicar su tiempo a cuidar de los animales, mantener las infraestructuras del centro y sensibilizar al turismo de paso.

« Fernando, cuál es el principal objetivo de Arcas?

Nuestro trabajo principal es la rehabilitación de la fauna salvaje. Nosotros trabajamos en colaboración con el CONAP, Consejo Nacional de Áreas Protegidas, en materia de tráfico ilegal de la fauna salvaje que existe en Guatemala, pero también en otros países como México y Estados Unidos. Nuestro equipo se compone de cinco miembros permanentes y tenemos el apoyo de varios funcionaros del CONAP. Desde hace más de 20 años luchamos por la conservación de la fauna de la Reserva de la Biosfera Maya.

En el centro encontramos monos aulladores, monos araña, loros, cocodrilos, un jaguar, etc. Todos estos animales proceden del tráfico?

En el centro encontramos monos aulladores, monos araña, loros, cocodrilos, un jaguar, etc. Todos estos animales proceden del tráfico?

Cuáles son las especies más amenazadas en esta región?

Son muchas, pero debido a la expansión de las tierras agrícolas, de la ganadería y de la desaparición del hábitat en general, el jaguar y el guacamayo rojo son dos especies emblemáticas en peligro de extinción aquí: necesitan grandes superficies de bosque para sobrevivir y se enumeran en el anexo I de CITES. El número de Ara Macao en libertad se estima en menos de 200 en la Reserva de la Biosfera Maya.

Todos los animales que llegan aquí son reintroducidos?

El 75% de los animales que ingresan en el centro de Arcas son periquitos. El resto son bastante diversos: aves, monos o incluso reptiles. Cada individuo debe seguir un proceso muy largo antes de ser liberado en su medio natural. Es sin embargo menos delicado para los reptiles, tipo cocodrilo, tortuga o iguana: estos animales no necesitan una rehabilitación dirigida a cambiar su conducta, sólo ayuda médica. Su instinto hace que podamos liberarlos fácilmente. En la naturaleza, un cocodrilo o una tortuga pone sus huevos y las crías crecen sin sus padres, saben de manera innata cómo sobrevivir.

Las Psitácidas, que agrupan a loros y periquitos, necesitan por su parte una rehabilitación clínica, para recuperar las plumas o liberarse de posibles enfermedades y de una rehabilitación etológica. Cuando los polluelos llegan al centro con 10 o 15 días, sin plumas, nosotros debemos alimentarlos e ineluctablemente les impregnamos de nuestra presencia. Más tarde cuando comienzan a volar, deberán entonces pasar por diferentes etapas antes de ser liberados: esto puede durar 2 años y medio.

bénévole perroquet
Alimentación en el recinto amazonas, Amazones autumnalis.

Para los primates, es aún más complejo: son animales inteligentes, que nos reconocen muy bien. Si no siguen un proceso de rehabilitación, ellos se desarrollan como seres humanos y no como monos. Nosotros tenemos aquí muchos grupos que han llegado a la edad adulta y que no son capaces de reconocer su medio natural. Aquellos que tienen esta «suerte» son los jóvenes que llegan con un año y medio de edad como máximo. Nosotros formamos entonces grupos sociales entre ellos, hasta su madurez sexual, hacia los 4 años: solamente en ese instante, cuando el grupo tiene un «líder», podemos comenzar el proceso de rehabilitación. El de un mono araña va a durar entre 4 y 6 años.

Dicho de otro modo, un loro que sabe «hablar» o un mono adulto puede entrar en nuestro centro pero no podrá ser reintroducido. Solamente el 60 o 70% de los animales que llegan tendrá la oportunidad de seguir un proceso de rehabilitación y una parte de ellos será reintroducido. El año pasado, por ejemplo formamos a un grupo de 124 loros: 80 solamente han podido ser liberados. De estos efectivos muchos no se adaptarán, no serán capaces de alimentarse y no sobrevivirán después de su liberación. Estamos pues, lejos del 100% de éxito pero Arcas ofrece a todos estos animales las mejores oportunidades de recuperar su medio natural.


Entre el calentamiento climático, la deforestación y el tráfico ilegal, pensáis que tenemos todavía una oportunidad de salvar a estas especies?

Es una pregunta difícil! Este año, según los pronósticos, tendremos un año muy seco, como en 1998 cuando se quemó más de la mitad de la Reserva de la Biosfera Maya. Es una carrera contrarreloj. Nosotros solos, como Arcas o CONAP no vamos a salvar a estas especies. Es necesaria una toma de conciencia global y vosotros estáis ahí para difundir este mensaje. Recordar una cosa: si el tráfico ilegal existe, es que hay personas deseosas de tener estos animales en sus casas. El NO a las mascotas procedentes del tráfico ilegal es muy importante: para eso tenemos perros y gatos. Oigo mucho decir «solo tengo un loro, no es nada!», pero a escala general, en toda la región, es una cantidad inimaginable de animales salvajes que son arrebatados de su medio natural. Mi mensaje es claro: no comprar estos animales procedentes del tráfico, ni vivos ni muertos. Porque el problema es el mismo si compramos recuerdos hechos de huesos, caparazones, piel u otros productos derivados de las propiedades supuestamente afrodisiacas. Evidentemente, todo nuestro trabaja estará perdido, si al final de la cadena, estos animales terminan así.»

Entrevista realizada por Marie-Anne y Sylvain Lefebvre
para la asociación Exode tropical

Para más información sobre Arcas y los programas de voluntariado (en inglés)
http://www.arcasguatemala.com/



singe araignée
Recinto de los monos, Ateles geoffroyi


bénévole atèle
Alimentación en el recinto de los monos


singe hurleur
Enclos des singes hurleurs, Alouatta pigra


perroquets
Pájaro en segundo plano, Ara macao


perroquet
El guacamayo macao, Ara macao


penelope, hocco
La pava moñuda, Penelope purpurascens. Grand hocco au 2ème plan, Crax rubra


amazone
Recinto amazona frentirroja, Amazones autumnalis


toucan
El tucán pico iris, Ramphastos sulfuratus


crocodile
Recinto de crocodilos


Paca
Paca, Agouti paca


Mono araña
Pies de mono araña, Ateles geoffroyi


Mono araña
Mono en cuarentena, Ateles geoffroyi

- Volver arriba -